Kamaleon_captura pantalla

Pues eso, desde hace ahora un año mi proyecto viajero está en Kamaleon. Así que si queréis seguir mis viajes por el mundo, os agradecería enormemente que os vengáis conmigo a Kamaleon, tanto a la web, como a su Facebook, Twitter y canales de vídeo en Vimeo y en Youtube. ¡Seguimos viajando!

17mm f1.8 - ISO 1600

17mm f1.8 – ISO 1600

Hace unos días he tenido la ocasión de probar la Olympus OM-D E-M1, la nueva micro cuatro tercios de la marca. Con la combinación adecuada de objetivo es una cámara que podría llamar la atención de los amantes de la fotografía de calle así como de la fotografía de viajes. Tuve ocasión de probar diferentes ópticas durante un programa de dos días organizado por Joan y Guillem, los chicos de Naturpixel. El primer día fue totalmente urbano, pateando las calles de Barcelona para probar la cámara en diferentes situaciones de luz, incluidas las más complejas. El objetivo que escogí para realizar la mayoría de las fotos de calle fue un 17mm f1.8, equivalente a un 35mm debido al factor de multiplicación del sensor. La calidad óptica me sorprendió gratamente, con un gran nivel de definición.

17mm (35mm) f1.8 - ISO 400

17mm (35mm) f1.8 – ISO 400

17mm (35mm) f1.8 - ISO 400

17mm (35mm) f1.8 – ISO 400

Otro de los aspectos destacados de la óptica es la facilidad de pasar a modo manual y poder trabajar con la hiperfocal. El objetivo lleva incorporado un anillo que se desplaza hacia atrás en un gesto sencillo que deja activo el modo manual. Para mí, poder trabajar en modo manual con garantía es indispensable en una cámara para hacer street.
A la hora de trabajar con el enfoque automático no hay ninguna pega. Es rápido y certero gracias a la combinación de lo mejor de dos tipos de automatismos en el enfoque: la detección de fases y el enfoque por contraste.

17mm (35mm) - ISO 400

17mm (35mm) – ISO 400

17mm (35mm) f1.8 - ISO 800

17mm (35mm) f1.8 – ISO 800

Un par de cosas que no me han gustado de la cámara, aunque reconozco que es manía mía, es la relación 4/3 de las fotografías y el visor electrónico. Ojo, el visor electrónico de la Olympus es de una calidad impresionante, pero yo soy de visor óptico. Aunque supongo que es cuestión de acostumbrarse y no supone en absoluto un obstáculo a la hora de fotografiar.

17mm (35mm) f1.8 - ISO 800

17mm (35mm) f1.8 – ISO 800

Con la cámara en la mano
La E-M1 es una cámara altamente ergonómica gracias a la prominente empuñadura lateral. Un agarre seguro que ayuda a generar confianza cuando tienes la cámara en la mano, sin preocupaciones sobre cómo coger la cámara que te puedan distraer en una disciplina que requiere toda nuestra atención. Las cosas en la calle suceden a velocidad de vértigo. La posición de los diales es cómoda, con dos ruedas muy accesibles para manejar velocidad y apertura con el pulgar y el índice. Mediante una pequeña palanca podemos cambiar la función de esos dos diales para variar los parámetros de balance de blancos y el ISO. La pantalla es táctil en algunas de las funciones, como el visionado o la ampliación de imagen o el acceso al wifi, y también es articulada, opción que se presenta muy útil para la grabación de vídeo (el vídeo no fue probado en este test que se centró en el aspecto fotográfico).

17mm (35mm) f1.8 - ISO 1250

17mm (35mm) f1.8 – ISO 1250

17mm (35mm) f1.8 - ISO 2000

17mm (35mm) f1.8 – ISO 2000

La cámara cuenta con un sistema de estabilización de imagen, lo que añadido a la ausencia de espejo característica del sistema micro cuatro tercios hace que podamos disparar a velocidades relativamente lentas sin obtener imágenes trepidadas. El único pero que le pongo al disparo es que el ruido es un poco alto. No logré encontrar una opción de eliminación del ruido de disparo y si lo tiene no es precisamente accesible. Cuando trabajas en la calle, ser discreto es tu principal arma y se agradece el tener el mínimo o un inexistente ruido a la hora de apretar el disparador.

17mm (35mm) f1.8 - ISO 3200

17mm (35mm) f1.8 – ISO 3200

La hora de la verdad
He tenido oportunidad de probar la cámara en diferentes escenas, ambientes y luces del día: el interior del MACBA, donde visitamos la exposición del World Press Photo con una exigua iluminación; los exteriores del museo con los incansables chavales con sus monopatines, el montaje navideño en la plaza de la Catedral y en la plaza Sant Jaume, los músicos callejeros, las estrechas calles de la parte antigua de la ciudad en las que apenas entra la luz y un soleado día otoñal en el Montseny.
Está claro que las comparaciones no las podemos hacer con los sensores Full Frame a los que estoy acostumbrado en mi trabajo diario. Los micro cuatro tercios juegan en otra liga, aunque cada día van obteniendo resultados más dignos que las acercan a las FF. Pero de momento, el tamaño del sensor es el que es.

17mm (35mm) f1.8 - ISO 3200

17mm (35mm) f1.8 – ISO 3200

El ruido, como siempre, depende mucho de la escena que estemos fotografiando. He hecho pruebas a 400 ISO con predominio de zonas oscuras en las que el ruido era evidente y otras con valores ISO más elevados pero con más luminosidad general en la escena en los que el resultado era muy aceptable. Hablando en general, diría que es una cámara para trabajar con calidad hasta un ISO máximo de 1250, donde la pérdida ya empieza a ser notable. Pero obsérvese que es un ruido parecido al grano que daba la película, más estético por decirlo de alguna manera, y no ruido de color, no se ven píxeles rojos y azules como se veían en las primeras digitales. Aunque podemos compensar la limitación en el ISO con la ventaja mencionada del estabilizador y la ausencia de espejo. Podéis comprobar el nivel de ruido en las fotos que adjunto hechas a ISO 1600 y 3200. Por supuesto, siempre podemos disparar a esos valores antes de perder una buena foto. Algunas de las fotos más conocidas de la historia de la fotografía no destacan precisamente por su calidad técnica.

12-40 (24-80) f2.8 - ISO 200

12-40 (24-80) f2.8 – ISO 200

12-40 (24-80) f2.8 - ISO 200

12-40 (24-80) f2.8 – ISO 200

90-250mm (180-500) f2.8 - ISO 200

90-250mm (180-500) f2.8 – ISO 200

El segundo día nos fuimos hasta el Montseny para probar la cámara, con el resto de ópticas que teníamos disponibles, en un entorno natural. El sistema dispone de 65 objetivos, los propios del micro cuatro tercios y la posibilidad, mediante el adaptador MMF-3, de utilizar los del cuatro tercios. Nosotros tuvimos a disposición una gama que abarcaba desde el ojo de pez hasta el equivalente a un 500mm del zoom 90-250, f2.8 en todas las focales. Lo primero que hicimos al llegar fue comprobar la robustez y el hermetismo de la cámara mojándola con el agua que corría por un río. El cuerpo se puede mojar (hablo de salpicaduras y no de sumergir la cámara) y está bien sellado contra el polvo. Disfrutamos de un día con unas condiciones meteorológicas y un entorno excepcionales, un claro día y la vegetación en su último aliento otoñal. Aquí la Olympus y la serie de ópticas demostraron todo su potencial. La conclusión es que hay varias ópticas de una calidad impresionante, como el recién anunciado Zuiko 12-40mm f2.8 (recordad el factor de multiplicación, por lo tanto un 24-80 aproximadamente), el mencionado 17mm f1.8 o el 75mm f1.8 (un 150mm). También me gustó mucho el desenfoque o bokeh del zoom 90-250mm f2.8 en su posición equivalente a un 500mm.

90-250mm (180-500) f2.8 - ISO 800

90-250mm (180-500) f2.8 – ISO 800

90-250mm (180-500) f2.8 - ISO 800

90-250mm (180-500) f2.8 – ISO 800

Los valores ISO los llevé hasta 800 para poder disparar a pulso y con garantías con semejante objetivo, de más de tres kilos de peso. Tuve la sensación de que el cuerpo era muy pequeño para esa óptica, aunque se le puede añadir una empuñadura a la cámara para ganar consistencia siempre hay que procurar trabajar con trípode cuando utilizamos ópticas tan grandes. Podéis ver en las fotografías de ramas y hojas lo que os mencionaba del ruido. Fotografías hechas a ISO 800 que parecen tener menos ruido que otras hechas a 400 ISO el día anterior en Barcelona.

90-250mm (180-500) f2.8 - ISO 800

90-250mm (180-500) f2.8 – ISO 800

90-250mm (180-500) f2.8 - ISO 800

90-250mm (180-500) f2.8 – ISO 800

Me ha gustado bastante la conectividad wifi que nos permite conectar la cámara mediante una App, disponible para Apple y para Android, con un smartphone, pudiendo controlar opciones como el disparo, la apertura, la velocidad y el modo bulb desde el teléfono, así como descargar las fotos para compartirlas en las principales redes sociales.

Olympus OM-D E-M1 con el 17mm (35) f1.8

Olympus OM-D E-M1 con el 17mm (35) f1.8

Las fotografías adjuntas están hechas a diferentes valores ISO, indicados en el pie de foto. A continuación van algunos recortes de la imagen original al 100% para que podáis ver el nivel de ruido en cada valor. Podéis ampliar todas las fotos de este artículo (muy conveniente) haciendo clic para verlas a tamaño real.

ISO 200 Recorte imagen al 100%

ISO 200 Recorte imagen al 100%

ISO 200 Recorte imagen al 100%

ISO 200 Recorte imagen al 100%

 

ISO 400 Recorte imagen al 100%

ISO 400 Recorte imagen al 100%

ISO 800 Recorte imagen al 100%

ISO 800 Recorte imagen al 100%

 

ISO 800 Recorte imagen al 100%

ISO 800 Recorte imagen al 100%

ISO 1250 Recorte imagen al 100%

ISO 1250 Recorte imagen al 100%

 

ISO 3200 Recorte imagen al 100%

ISO 3200 Recorte imagen al 100%

ISO 3200 Recorte imagen al 100%

ISO 3200 Recorte imagen al 100%

 

 

 

Qatar Airways

Cuando tenemos la oportunidad de realizar un vuelo en clase Business, siempre alabamos el espacio entre asientos, la variedad de movimientos y posiciones que adopta nuestra butaca, el hecho de que ésta se ponga en posición horizontal, la calidad de la oferta gastronómica, la atención por parte del personal, los productos incluidos en el neceser, que van desde la máscara para dormir y los calcetines hasta cremas hidratantes de grandes firma de la cosmética; e incluso, en el caso de Qatar Airways, la suavidad del tejido del pijama que te dan para que descanses de manera más confortable.
Pero poca gente habla de uno de los grandes privilegios de tener un pasaje en clase Business, que es el de poder utilizar la sala VIP de los aeropuertos.

Qatar Airways

Qatar Airways

En mi vuelo de regreso de Maldivas, en la escala que hice en Doha, tuve la oportunidad de pasar algunas horas en la sala VIP. No sólo eso, sino que también hice una rápida visita a la sala reservada a los pasajeros de First Class. Por más alto que vueles, siempre habrá alguien más arriba.
Cuando aterricé en Doha, había un coche esperando en la escalerilla del avión para llevarme hasta la entrada de la Premium Terminal, el módulo para pasajeros de clase Business. Nada más llegar, las primeras ventajas: servicio de botones para que se encargue del equipaje, un espacio para compras exclusivo, sin colas en las cajas, y una bebida de bienvenida. Después de unos días en Maldivas, era el final perfecto.

Qatar Airways

Qatar Airways

Qatar Airways

También han pensado en los pasajeros más jóvenes, con un sala de juegos infantiles para los de menor edad y otra con varias PS3 con los juegos más actuales. Una buena manera de conciliar las ganas de descansar de los padres con las permanentes ganas de divertirse de los niños.

Qatar Airways
La sala destinada a los pasajeros de clase Business es muy amplia, con diferentes espacios para satisfacer las necesidades de cualquier pasajero. A todas horas, en todas partes, tienes opción de comer alguna cosa, desde algo para picar en el apartado de delicatesen hasta una opípara cena en el bufé. También hay opciones para los amantes del sushi, de los cócteles o, como es mi caso, de los postres. Imposible quedarse con uno solo.

Qatar Airways

Qatar Airways

A todas las ventajas de la sala Business, los pasajeros de First Class añaden un spa con tratamientos, jacuzzi y habitaciones privadas con cama para dormir un rato mientras sale el vuelo.
Cuando vinieron a avisarme para embarcar, una vez lo había hecho el resto del pasaje, no tuve más que ponerme el pijama y dormir plácidamente hasta la hora del desayuno, poco antes de aterrizar en Barcelona.

Qatar Airways

Flandes

Me gusta Flandes. Pero sobre todo me gusta la luz de Flandes. No soy nada original al afirmarlo, la luz de Flandes ya encandiló a los maestros de la pintura flamenca, que la buscaron, la entendieron y la plasmaron en todas sus versiones, que ahí es donde radica el secreto de la luz flamenca, en la variedad. Me gusta, por supuesto, en los días soleados. Pero también entre brumas, los días de tormenta, tras la lluvia gracias a los reflejos que crea el agua en el asfalto y cuando vuelve a asomar el sol con más ganas si cabe. Porque si a Jan van Eyck, a Pieter Brueghel el Viejo, a Rubens, a Anton van Dyck, a Jacob Jordaens o a Frans Hals no les importó en absoluto lo caprichoso de la luz, ¿por qué iba a importarme a mí y por qué iba a dejar de sacarle partido?

Flandes

Flandes

Flandes
Pero claro, luego es que delante de la luz se ponen ciudades como Amberes, Gante, Brujas, Lovaina o Malinas, todas ellas entre las de más encanto en Europa. Ciudades con una arquitectura a la que los cronistas de viajes suelen referirse como “de cuento”. Y para muestra la coqueta plaza del Burgo de Brujas, con edificios construidos a lo largo de siete siglos. Los canales, los mercados y las iglesias también dan motivos de sobra para apretar el disparador de la cámara. Y luego está la cerveza y el chocolate…

FlandesFlandes
Para compartir mi entusiasmo por la luz de Flandes he decidido llevarte de viaje conmigo. Serán tres días en los que trataremos de capturar las mejores luces, nos subiremos a las torres, navegaremos por los canales, fotografiaremos los interiores de una cervecería, haremos fotos en la hora azul. Las fechas escogidas son del 18 al 20 de octubre, un viaje con todos los gastos pagados en el que visitaremos Lovaina y Brujas. ¿Te vienes?
Para ser uno de los candidatos tienes que entrar en la aplicación en Facebook de Turismo de Flandes y escoger a tu experto entre los cuatro propuestos (a mí, a mí, a mí…)

Jesús Terrés (Gastronomía). Joder cómo escribe Jesús, cómo vive, cómo te cuenta Madrid… Hace tiempo que sigo su irreverente perfil en Twitter y si yo tuviera que escoger experto, me iría con él.
Javier Sanz (Historia). He descubierto a Javier hace relativamente poco, pero su manera de contar la Historia ya me tiene enganchado. Ahora que lo pienso, ya tengo dudas entre escoger a Jesús o a Javier.
Cristina García-Adán (Moda). Qué decir de Marie Claire, uno de los grandes medios de siempre, papel que resistirá tempestades. Creo que ya he resuelto el dilema “a qué experto escojo”. Cristina es la única chica, así que Jesús y Javier, sintiéndolo mucho, me voy con ella. Supongo que me entenderéis.
Rafa Pérez (Fotografía). Ese soy yo, no hay más cera que la que arde.

Flandes

Flandes

Flandes

Los ganadores de los viajes no serán escogidos por sorteo, sino que entre Turismo de Flandes y los expertos correspondientes se determinará quién es el candidato más idóneo, el que demuestre buen arte y salero en el manejo de las redes sociales y ganas de viajar a Flandes.

Flandes

Flandes

Los canales para estar al día del concurso son Facebook y Twitter:
El hashtag que utilizaremos será #Flandesnosune , aprovecha de paso para seguir a Turismo de Flandes en Twitter  y en su página de Facebook Turismo de Bélgica: Flandes y Bruselas.

Tienes tiempo desde ahora mismo y hasta el 6 de octubre. El próximo día 8 de octubre se decidirán los ganadores.

¡Participa!

¿He dicho ya que habrá cerveza y chocolate?

Flandes

Camino Primitivo Asturias_49

Por la falta de tiempo de la que os hablé en la primera etapa, inicié el día haciendo un poco de trampa. Me salté la subida a El Palo solicitando los servicios de Taxi Camino para llegar hasta La Mesa. Prometo volver con más tiempo para hacer esa parte del trazado.

Camino Primitivo Asturias_50

Camino Primitivo Asturias_51

Camino Primitivo Asturias_52

Camino Primitivo Asturias_53
Tras visitar la pequeña ermita que hay en La Mesa, empecé a caminar entre la niebla, apenas se distinguía nada mucho más allá de una docena de metros. Fue un momento de mucho encanto, con la humedad formando caprichosas formas en la vegetación. Ese entretenimiento hizo menos pesado el tramo inicial de asfalto, hasta llegar a otra pequeña capilla, en Buspol, antes de iniciar la bajada al embalse de Salime. La bajada es espectacular, algo dura, con más de 800 metros de desnivel hasta llegar al embalse. Fui descendiendo por distintos tipos de bosques, viendo a ratos el embalse cuando la niebla me lo permitía. Antes de llegar a las compuertas, hay un mirador desde donde el de los salmones podía controlar la evolución de las obras y gritar: “Queda inaugurado este pantano”. En esta etapa me volví a cruzar con varios peregrinos, dos de ellos a caballo, que se detuvieron en el restaurante que hay en el primer tramo de ascenso en dirección a Grandas de Salime. Fue el lugar donde vi más afluencia de peregrinos en todo el camino, aproximadamente una veintena. Desde allí, es casi todo asfalto hasta el final, en suave pero constante pendiente, excepto el último kilómetro y medio en que el camino se adentra de nuevo en el bosque.

Camino Primitivo Asturias_54

Camino Primitivo Asturias_55

Camino Primitivo Asturias_56

Camino Primitivo Asturias_57

Al llegar a Grandas de Salime, hay otra visita totalmente imprescindible, el Museo Etnográfico. Allí podemos aprender todo sobre la vida en el entorno rural del occidente de Asturias. Encontramos todo tipo de utensilios, trajes, las madreñas, el característico zueco de madera que se utiliza en los campos de Asturias; podemos asistir a talleres y demostraciones, y visitar distintas dependencias, como un corral, un hórreo, un molino, una panera, una casona, una barbería, una tienda de ultramarinos, el bar, correos, una sastrería.
Tras visitar el museo, tuve tiempo de comer y regresar al aeropuerto, de nuevo con Taxi Camino. Es entonces cuando me di cuenta de todo lo que había caminado, haciendo el trayecto a la inversa y en coche se me hizo eterno. Llegaba muy cansado a coger el avión, pero deseando volver a Asturias.

Camino Primitivo Asturias_58

Camino Primitivo Asturias_59

Camino Primitivo Asturias_60

Una observación: pese a que la ruta está muy bien señalizada y no tiene pérdida en ningún momento, echo en falta información más detallada de las etapas, una simple hoja con la explicación y que indique los desniveles y distancias entre los diferentes tramos dentro de una misma etapa. La mente tiene mucho que ver a la hora de conseguir objetivos caminando y siempre ayuda saber a qué te vas a enfrentar.

© 2010 RAFA PÉREZ - Todos los derechos reservados Suffusion theme by Sayontan Sinha
Content Protected Using Blog Protector By: PcDrome.